lunes, 1 de noviembre de 2010

MARCO TEORICO

El Trastorno de Hiperactividad y Falta de Atención (TDAH) es el problema más frecuente de la falta del desarrollo del sistema neural en un niño, lo cual, con el tiempo, ocasiona problemas que afectan su aprendizaje.

Alrededor de un 9 por ciento de los niños que nacen en el continente europeo son prematuros, y ello es el origen de la inmadurez del sistema nervioso central del recién nacido, lo cual equivale a decir que el neonato corre un gran riesgo ya que es más susceptible de sufrir de un trastorno de hiperactividad o también de déficit de atención (TDAH).

El Congreso de Neuropediatría1 de Zaragoza ha sido el marco para conocer estos datos, pues ahí se ha tratado, con gran dedicación y detenimiento el problema del nacimiento prematuro que deviene en complicaciones en el peso así como en el sistema nervioso de los pequeños niños.

El jefe del Servicio de Neuropediatría1 de la Fe de Valencia, Dr. Fernando Mulas, ha señalado que en los últimos años, algunos cambios socioculturales como la industrialización de la sociedad, que trae consigo embarazos de madres que trabajan, embarazos múltiples, así como el aumento de estos derivados de la utilización de técnicas de reproducción asistida, han provocado que los niños en gestación tengan un menor desarrollo.

“Estos niños presentan más probabilidades de padecer trastornos neuronales porque su sistema nervioso central no se ha formado a término (…) Los niños prematuros tienen más riesgo de sufrir TDAH (Trastorno de Hiperactividad y Falta de Atención). El riesgo de sufrir esta enfermedad aumenta de 2,6 a 4 veces más en los prematuros”, afirma el doctor Mulas.

Además el problema del Trastorno de Hiperactividad y Falta de Atención es un problema que se hace patente justo en la edad en que los niños empiezan su vida escolar, lo que hace más grave el problema, puesto que supone un retraso en su desarrollo social, psicológico e intelectual, todo ello a partir de un mal desarrollo neuropsicológico2 cuando el niño era aún un feto.

26 mayo 2010, María Isabel Garzón, Universidad Nacional


ENFERMEDADES DE LOS BEBES LOS PUEDEN PERSEGUIR TODA LA VIDA


Los bebés prematuros poseen una mayor probabilidad de presentar diversos problemas derivados de su inmadurez1 y bajo peso al nacer.

En la actualidad se ha visto que existe una mayor incidencia de partos prematuros a nivel mundial, lo que puede suponer un problema importante que en primer término afecta al bebé.

Los bebés prematuros pueden tener problemas, no solo en los primeros días tras el nacimiento, sino también a lo largo de toda su vida. Es por ello que en Bogotá se ha creado un programa de seguimiento de niños prematuros, que reciben el alta al año de vida.

Un bebé prematuro es el que nace antes de las 37 semanas de gestación como consecuencia de un parto prematuro. Este tipo de nacimiento representa entre un 8% a un 12% de todos los nacimientos. Sin embargo, en el último año se ha constatado un incremento a nivel Bogotá de este tipo de partos.

Esto puede generar un problema muy grave de salud pública ya que se he observado que los bebés prematuros tienen una gran dificultad para adaptarse al medio extrauterino por su inmadurez1 y su bajo peso. Cuanto más pequeño e inmaduro, mayores son los riesgos de enfermedades del bebé. Los sistemas respiratorio, nervioso, digestivo, renal, inmunológico y la visión pueden estar comprometidos.

Además, un estudio publicado recientemente en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) da a conocer que los prematuros tiene más problemas en el desarrollo educativo, menor supervivencia a largo plazo, mas problemas a la hora de reproducirse y más probabilidad de que su descendencia tienda a la prematuridad. Según el estudio, todos estos problemas se agravan cuanto más prematuro sea el bebé.

Debido a todo esto y, puesto que en España se he comprobado que un 10% de los nacimientos son prematuros, el grupo PrevInfad ha puesto en marcha un programa para que los niños nacidos antes de la semana 32 de embarazo o con un peso inferior a los 1.500 gramos, reciban el alta médica a los 7 años. De esta forma, se controlarían los problemas derivados de la prematuridad que estos niños pueden sufrir en los primeros años de su desarrollo.

Viernes, 21 de Mayo de 2010, Mireia Poveda García


LOS BEBES PREMATUROS DESARROLLAN HUESOS DÉBILES.

 Los niños prematuros con muy bajo peso al nacer desarrollan un esqueleto con menor densidad ósea que aquellos con peso normal, halló un equipo en Bogotá.
Esto elevaría el riesgo de osteoporosis en la edad adulta, señalaron los autores del estudio.

El equipo del doctor Petteri Hovi, del Instituto Nacional de Salud y Bienestar, en Bogotá, evaluaron a 144 adultos que habían nacido prematuramente (después de 29 semanas en lugar de las 40 normales) con menos de 1.500 gramos de peso.

Se comparó su salud ósea con la de 139 adultos de la misma edad y sexo que nacieron con peso normal (unos 3.200 gramos).

A los 22, 6 años, que es la edad cercana a la masa ósea pico, el equipo midió en todos los participantes la densidad mineral ósea (DMO) en la espalda baja y en la cadera.

Según publica PLOS Medicine, los adultos jóvenes que nacieron prematuramente tenían una densidad ósea menor en la espalda baja y en la cadera, cuando se los comparó con los que nacieron a término.

Los adultos, nacidos en forma prematura, también mostraron el doble de riesgo de tener una DMO en el rango que duplica las probabilidades de sufrir fracturas óseas.

Hovi advirtió que las personas nacidas prematuramente con bajo peso "podrían reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis si llevan una dieta rica en calcio y vitamina D y hacen ejercicio con pesas de manera regular".

Octubre 15 de 2009, el doctor Petteri Hovi, del Instituto Nacional de Salud y Bienestar.

LA MÚSICA DE MOZART AYUDA A LOS BEBÉS PREMATUROS A GANAR PESO


Un estudio realizado por científicos de la Universidad Javeriana, en Bogotá, ha revelado que bebés prematuros expuestos a la música de Mozart pueden ganar peso más rápidamente que los bebés prematuros que no escuchan esta música.

Según explica la Universidad Javeriana en un comunicado, en la investigación, llevada a cabo por los especialistas Dr. Manuel y Dra. Yolanda, del Hospital San Ignacio afiliado a dicha Universidad, se constató concretamente que una sesión de treinta minutos de música de Mozart al día propiciaba que los neonatos gastaran menos energía.

Esta reducción del gasto energético de los niños supuso una necesidad menor de consumir calorías y, por tanto, facilitó que los bebés engordaran más rápidamente.

Efecto en la corteza cerebral:

Los científicos midieron los efectos fisiológicos de la música en los recién nacidos prematuros, después de que éstos escucharan durante media hora las composiciones de Mozart.

Según declaraciones de Manuel, aún no se ha podido establecer cómo afecta exactamente la música a los bebés prematuros, pero sí que ésta hace que los bebés estén más calmados y menos agitados y, como consecuencia, que sus organismos tengan un gasto energético menor, y puedan coger peso más rápidamente.

Que los bebés prematuros engorden es una de las prioridades de los médicos que atienden a estos niños, porque un bebé con un peso aceptable tiene más posibilidades de tener un sistema inmune saludable y, además, puede ser enviado a casa, donde no existirá el riesgo de que sufra alguna infección hospitalaria.

La calma que produce a los bebés neonatos la música de Mozart podría deberse, señala Manuel, a que las melodías de dicha música son repetitivas. Estas reiteraciones influirían en los centros de organización de la corteza cerebral de los pequeños.

Tratamiento musical estándar:

El presente estudio está enmarcado en un proyecto internacional dirigido por el consorcio NIDCAP, con base en Bogotá, cuyo objetivo es crear un conjunto de prácticas estándar para mejorar la salud y el bienestar de los neonatos.

Ya se sabía que existe una serie de efectos ambientales, como la estimulación táctil o la luz ambiente, que pueden condicionar la supervivencia y la salud de estos niños tan sensibles.

La investigación de la Universidad Javeriana es la primera que ha cuantificado el efecto de la música, concretamente de la música de Mozart, en niños recién nacidos.
Estos nuevos datos se vienen a sumar al proyecto de creación de un nuevo y completo paradigma de tratamiento para el cuidado neonatal, y la mejora de la calidad de vida de los bebés prematuros.

El siguiente paso de la investigación de los científicos bogotanos será explorar otros tipos de música (como la música étnica, la música rap, la música pop y la música clásica de otros compositores), con el fin de averiguar si éstos pudieran producir efectos similares en recién nacidos cuyas gestaciones no han llegado a término.

Música en directo:

Los resultados obtenidos en el estudio de los investigadores de la Universidad Javeriana coinciden en cierta medida con los de otro estudio, realizado por científicos del departamento neonatal del hospital Corpas, también en Bogotá, en 2009.

Según publicó entonces la BBC, aquella investigación constató que la música ayuda a calmar a los bebés prematuros si éstos la escuchan en directo.

Los investigadores del hospital Corpas compararon los efectos, en 15 bebés prematuros, de 30 minutos de música en vivo, otros 30 de música grabada, y otros 30 sin música.

Las mediciones posteriores revelaron que los prematuros estudiados durmieron con mayor profundidad y redujeron su ritmo de latidos tras escuchar una voz de mujer cantando en vivo, acompañada por un arpa. Según los científicos, el timbre de la voz, su eco, y otras variables de la música en directo pudieron influir en el estado de los bebés.

El doctor Samuel Alvares, director de esta investigación, afirmó que se debería poner música en las unidades de cuidados intensivos neonatales porque los bebés podrían beneficiarse de una media hora diaria de música, así como se debería alentar a las madres a que canten canciones de cuna a sus bebés prematuros, para ayudarlos a tranquilizarse.

Posible innatismo musical:

La percepción de la música por parte de los bebés recién nacidos ha sido durante mucho tiempo una incógnita, pero los efectos que ésta tiene en los bebés prematuros podría explicarse a partir de los resultados de investigaciones muy recientes, cuyos resultados apuntan a la posible existencia de una capacidad innata en el ser humano para responder a los estímulos musicales.

En una investigación realizada en el marco del proyecto EMCAP de Bogotá, reveló que los bebés tienen sensibilidad para distinguir tonos musicales desde que nacen, es decir, que la capacidad musical humana no se deriva sólo de la experiencia.

Utilizando la técnica del encefalograma, los científicos comprobaron que los cerebros de los recién nacidos reaccionaban ante cualquier variación en las expectativas rítmicas presentadas, esto es, que eran sensibles a los cambios en la música.

Por otro lado, un segundo estudio, realizado también en 2009, en este caso por científicos de la Universidad del Bosque, se constató que bebés de tan sólo dos o tres días de edad son capaces de detectar el ritmo de la música.

Viernes 8 Enero 2010, Yaiza Martínez

LOS BEBÉS PREMATUROS, LOS NIÑOS QUE NACEN ANTES DE LO PREVISO: EL PARTO, LOS CUIDADOS Y LA RECUPERACIÓN, DENTRO Y FUERA DEL HOSPITAL.


Los bebés prematuros son los que nacen antes de la 37 semana de embarazo y que pesan menos de 2.500 gramos. Son bastantes los niños que nacen prematuros, aunque son pocos los que presentan problemas serios: se les conoce como grandes prematuros o "very low birth weight" (recién nacidos de peso muy bajo).

En los últimos años, se ha producido un aumento de los nacimientos antes de tiempo. El incremento de los tratamientos de fecundación in vitro y sus embarazos múltiples, la maternidad tardía y los nacimientos de la población inmigrante, un grupo que sigue menos controles ginecológicos durante la gestación, apuntan como posibles causas de este aumento, al igual que el estrés de la madre, el tabaquismo o el abuso de alcohol y/o drogas.

Actualmente, gracias a los avances en neonatología, el porcentaje de supervivencia es muy elevado, incluso en los más prematuros. Pero el proceso de maduración del niño en el útero es básico y cada minuto que pasa de más en la barriga puede significar mucho: mayor aumento de peso y, por tanto, mayores esperanzas de sobrevivir.

Clasificación de los niños prematuros:

- Niños nacidos antes de tiempo con un peso de 2.000-2.500 gramos = No tienen grandes diferencias con los niños nacidos en el momento previsto. En general, suelen estar en la incubadora unas 24-48 horas.

- Niños nacidos antes de las 35 semanas y con un peso inferior a los 2.000 gramos = Pueden sufrir algunos problemas y, por tanto, estarán más o menos tiempo en la clínica o en el hospital, según el peso y la edad gestacional.

- Niños nacidos antes de las 32 semanas de edad gestacional y con un peso por debajo del kilo y medio = Son definidos como "niños de peso muy bajo".

- Niños nacidos antes de las 28 semanas de embarazo y con un peso inferior a un kilo = Son definidos como "niños de peso extremadamente bajo".

- Niños nacidos antes de las 26 semanas de gestación y por debajo de los 750 gramos = Son definidos como "micro recién nacidos".


Lunes 01 de Junio del 2009, Martha Ramírez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada